MOVILIZÁNDOME

¿Cómo te preparas para las conversaciones que te resultan difíciles?

En la Escuela de aprendizaje en movimiento ME, nos gusta compartir cómo vivimos el Movimiento Esencial en los diferentes asuntos de nuestra vida y por eso, te traemos esta experiencia que he vivido en primera persona.

Esta mañana experimenté un gran aprendizaje al tener dos conversaciones que me desafiaban profundamente y me doy cuenta de que la clave para sentirme satisfecha está en el proceso de preparación que realicé antes de afrontarlas.

Independientemente del resultado, de si salieron bien o mal, me embarré, fui honesta y respetuosa, puse el corazón y la razón, fuí completa y así me sentí. Tengo claro que el resultado final no depende solo de mi.

Mi preparación:

Frente al espejo, mirándome a los ojos reconozco lo que me provocan las conversaciones que tengo por delante durante la mañana.

Hay dos en especial que me inquietan, una de ellas juzgo que es con una persona que no sé cómo se tomará lo que le quiero decir. Quiero ser honesta y clara. La otra, juzgo que es una persona que no escucha y con la que somos incompatibles.

Me doy cuenta de que no confío en mi para tener las conversaciones y eso me inmoviliza y me resta energía para afrontarla.

Si respondo a ¿qué movimiento necesito para enfrentar este desafío?, caigo en la cuenta que lo primero es prepararme para poder abrirme a la experiencia de conversar desde el corazón. (Es el lugar donde me quiero colocar en la vida y define el cómo siento que quiero vivir) y recibir lo que estas personas me den con gratitud y belleza.

Con esta idea, elijo mi música para iniciar mi danza de preparación.

Me conecto con mis centros de energía:

Suavemente, empiezo tomando tierra y sintiendo la intención de conectarme con mi sabiduría, imagino la energía que va recorriendo mi cuerpo mientras me muevo, llego a la cadera y busco la flexibilidad, el fluir; sigo y busco conectarme con la determinación que viene de dentro, de la confianza en lo que sé de mi; llego al corazón en apertura a dar y recibir ternura; continúo sacando mi voz y expreso mi voz-interior con paz desde dentro hacia fuera; cierro los ojos y mientras muevo el resto de mi cuerpo, miro hacia dentro y observo hasta ver con claridad el cómo; por último, conectándome con lo universal, lo que no depende de mi, entrego con gratitud mi propósito y siento paz.

Para completar mi danza, recorro mis centros de arriba hacia abajo y me doy cuenta de que cuando vuelvo a tocar la tierra, el primer centro, necesito quedarme allí y sentir la fuerza de mis pies en el suelo, encontrar el equilibrio de pisar con fuerza y sostén, sin tensión, con confianza.

Ya estoy lista para tener mis conversaciones, pase lo que pase, sean como sean, estoy lista para entregarme a la experiencia desde mi aprendiz que arriesga, se moja, se embarra y juega el juego con todo, estoy lista para el encuentro.

Aprendí desde el “coaching en movimiento” que el «como te mueves» en tus conversaciones tiene mucho que ver con los movimientos previos que realizo. La preparación es fundamental, no solo del contenido, sino de uno mismo, de tu propósito, tu emoción y tu predisposición. Hacerlo desde el cuerpo, te ayuda a entrar en el espacio íntimo de la conversación contigo, a encontrar lo que necesitas para estar listo y  disponible.

Desde el modelo ME te quiero invitar a explorar :

¿Cuándo una conversación es difícil para ti?

¿Cómo afrontar este desafío de sumergirte en ella de una manera íntegra?

¿Qué necesitas cuidar para llegar a esta conversación disponible y en paz?

 

 

Maria Georgina Mena Moyano

 

 

Coach – Facilitadora de Movimiento Esencial
Psicóloga y coach PCC – CBC 
People Strategy

 

 

 

Contactanos whatsapp