APRENDIZAJE EN MOVIMIENTO.

¿Cuántas veces hemos soltado, olvidado o abandonado el compromiso que habíamos declarado en el trabajo, la relación, en el equipo, la familia …?

Cuando te comprometes contigo lo estás haciendo con la vida y cuando lo haces con el otro, tocas la relación y has de hacerte cargo de ello.

En el modelo de aprendizaje que compartimos contigo sobre la metodología ME hablamos de los 3 movimientos esenciales de conexión que habitamos ante cualquier desafío en la vida.

  • El movimiento de “inmersión”, nos ayuda a sumergirnos en la relación, en el momento, en uno mismo es ahí donde generamos el compromiso con el proceso vital
  • El movimiento” Entre” es aquel que nos permite sostenernos, prepararnos, profundizar, es el espacio de mayor aprendizaje, es todo lo que ocurre entre tu y yo, entre un momento y otro momento ..
  • El movimiento de “emerger” es aquel que aparece cuando ya estamos listos para ser oferta, ir al mundo, expresar lo aprendido ..

El compromiso que nace en pleno proceso de inmersión necesita del movimiento “entre” para diseñar el camino hacia el objetivo.

Así que cabe preguntarnos

¿Qué necesita el movimiento “entre” para ser profundo,sostenido, orgánico, consciente…?

¿Qué tono ha de tener el compromiso para que tome fuerza y consiga llegar a su meta?

El primer movimiento efectivo, es estar alineado con el “compromiso declarado”. Normalmente es un hábito disfrazarlo de excusas, no tengo tiempo, no se que hacer, me cuesta mucho … Te invito a que pares en este momento y recobres tu compromiso.

 

Recuerda…  ¿Con que estas comprometido o comprometida en este momento de tu vida?

Quizás necesites hacerte algunas preguntas que te ayuden a recordarlo, declararlo.

¿Cuál es el desafío que se me presenta ante esta situación?

¿Qué puedo hacer yo para afrontarlo?

¿A que me comprometo?

Lo siguiente que necesita el movimiento “entre” tiene que ver con el tono, en latín Tonus, que deriva de un vocablo que significa tensión, está relacionado con la fuerza, la intensidad, el volumen…

¿Qué es necesario entonces para que el compromiso adquiera el tono que necesita?

  • Avivarlo:es entrenarlo, regalarle vitalidad. Ya lo declaraste, estás sosteniéndolo en el tiempo, regálale una chispa de vida para que no caiga en el olvido, Ponlo en movimiento para que se llene de vitalidad.

Practica ahora: Conecta tu compromiso en este momento vital, con el ritmo que te inspire fuerza y dirección. Elige una música que te de foco y te provoque a mirar de frente con determinación.Es el momento de ponerte en movimiento. ¡¡¡Dánzalo!!!.

Al finalizar escríbelo. ¿Con que te sientes comprometido?

  • Recuperarlo. ¿Lo olvidaste? O simplemente te perdiste entre haceres y tengo que…Toca la melodía del recuerdo y podrás recuperar aquello que declaraste.
  • Redefinirlo. Quizás ya no te conecte como cuando lo declaraste, quizás muchas cosas han cambiado para ti, reléelo, escucha como suena y dale una vuelta para sentir que está alineado con lo que ahora vives. Redefínelo.
  • Entrenarlo.La recurrencia genera el tono que necesitas, la fuerza que te permitirá llegar a tu meta.

“Para que mañana y pasado mañana tengas el tono que necesitas hoy, no lo dudes tienes que practicar”.

De aquí nace el movimiento A.R.R.E.(Avivarlo- Recuperarlo-Redefinirlo-Entrenarlo). Esta expresión que para los caballos significa que sigan caminando a ritmo, y que no se detengan. A mi me ayuda a no olvidar el ritmo de la recurrencia.

Disciplina y motivación.

El movimiento «entre» necesita de una recurrencia pura, constante, rítmica, que te voltea para sostenerte desde todas sus perspectivas. Esta recurrencia solo puede darse cuando se activa la disciplina y la motivación.

La disciplina es recurrencia bañada de conciencia.

Culturalmente tenemos la creencia de que el tono de la disciplina es tenso, fuerte y el de la motivación es débil y se completa con el “tengo que”.

En movimiento esencial miramos de frente al cuerpo de la disciplina para conseguir nuevos hábitos que nos permitan llegar a nuestros objetivos.

La motivación es dinámica y se encuentra en continuo estado de crecimiento, le da energía y dirección a nuestra conducta, al igual que recibe impulso que nos lleva a la acción.

Por ello solemos decir que la motivación es la chispa del movimiento que junto al compromiso es un estado interno que activa, dirige, mantiene la conducta hacia la meta.

Ambas necesitan ir juntas para recorrer la ruta de la facilidad.Si solo existe disciplina aparece la exigencia, el cuerpo se tensa, el animo se agota y nos ahogamos en deberes y haceres dejándonos casi inmovilizados. Al menos eso me pasa a mi, disciplina sin motivación me lleva al aburrimiento, tensión. A un lugar donde no quiero estar.

¿Y a ti que te ocurre con esto?

Observa si solo existe motivación mi intención se convierte en aire, en querer, sin aterrizar, en algo llego de ganas y vacío de forma y contenido. Mi cuerpo solo motivado adquiere fuerza momentánea, se comporta como un cohete artificial y difícilmente mantengo mi compromiso en el tiempo.

Así que la invitación para que el compromiso tome tono sostenible es “Ponerlas en la balanza, nutrirlas”.Hazte cargo de lo que conlleva la disciplina y la motivación.

El tono puede tener muchos matices aunque todos ellos requieran de fuerza, recurrencia, constancia y consciencia.

¿PARA QUE tomar consciencia del tono de tu compromiso?

  • Para nutrirlo y ser consciente de lo que necesito en mi día a dia.
  • Distinguir el movimiento que me pide el compromiso en cada momento.
  • Re-conectar cuando me desconecto y suelto
  • Enfocar con determinación el camino hacia el éxito.

UNA INVITACIÓN  A PRACTICAR EL MOVIMIENTO 

Propuesta de conciencia corporal para activar el tono de tu compromiso

Enraízate primero. Siente tu estabilidad entre la pierna derecha e izquierda, siente que la energía baja hasta la raíz de la tierra.Respira en esta postura, conéctate contigo y date tiempo para entrar en la conciencia del cuerpo. 

De pié, con las piernas paralelas a la anchura de las caderas, tu mano izquierda empuja el brazo derecho mientras rotas el tronco hacia la izquierda, cuando no puedas rotar más cambia de lado y de mano.

Ten en cuenta que siempre existen 2 fuerzas encontradas:

Una que quiere ir en esa dirección y empuja marcando el camino, tiene foco

Otra que retiene, aquí aparecen las excusas, obstáculos …

¿Cuál es el tono que aparece en tu cuerpo? ¿Qué te ocurre cuando vas en dirección al foco? ¿Y cuando te resistes?

Danza y moviliza estas dos fuerzas.
Explora el tono de esas fuerzas, enraiza tu compromiso y comienza tu movimiento.

Esta experiencia que te comparto es el contenido de una practica de nuestro proceso formativo en Movimiento esencial. Si se activa tu curiosidad sobre el enfoque de esta formación experiencial, permítenos abrir una conversación para explorar aquello que podemos aportar a tu práctica personal y profesional.

¿Conectamos? http://www.movimientoesencial.me

Escríbenos: info@movimientoesencial.me 

MARIA JESUS ZEA MONTERO

Directora de la Escuela Internacional de Aprendizaje en movimiento. Movimiento Esencial. Facilitadora de procesos transformacionales. Especializada en el ámbito corporal y emocional y en el desarrollo humano a través del movimiento. Coach personal, sistémico, organizacional. PCC-ICF . CBC Conscious business coaching 

www.mariajesuszea.com