EL RETO DETRÁS DEL RETO

Muchas veces utilizo una frase con clientes y conocidos: “lo más retador de una meta u objetivo no es alcanzarlo en sí mismo, porque muchas veces no depende solo de nosotros, sino la red de conversaciones que tenemos que abrir para conseguirlo”. Esto significa todos los movimientos que necesitamos hacer para alcanzar nuestra meta o reto. Porque cada espacio conversacional que se abre frente a nuestro objetivo requiere su propio movimiento. Descubrir cuáles son y llevarlos a cabo es el verdadero reto.

En ocasiones, cuando nos ponemos un reto, hay otro u otros retos detrás que no estamos contemplando y que muchas veces son más difíciles para nosotros de alcanzar, son conversaciones difíciles que necesitamos abrir para poner todos los recursos de los que disponemos a favor de nuestro objetivo. Porque, desde mi punto de vista, el fin no justifica los medios. No vale conseguir lo que buscamos a costa de nuestras relaciones o incluso de desgastarnos emocionalmente por el camino.

Pude ver esto en una experiencia mía reciente cuando corrí por segunda vez la media maratón de BCN con el objetivo de bajar mi tiempo personal. Me preparé para la carrera con tiempo, disfrutando de cada entreno y de los resultados que iba consiguiendo. Creía que esta vez estaba preparada físicamente para conseguirlo. Y en el fondo sí estaba mejor preparada físicamente que en otras ocasiones que hice carreras, incluyendo media maratones. Lo que descubrí es que esa mejor preparación tuvo que ver con el tiempo que dispuse para entrenar, con toda la red de conversaciones, internas y con otras personas, que tuve para dejar de hacer otras cosas y dedicar tiempo a entrenar.

Esta vez, me organicé mejor (levantándome muchos días 1 hora antes para salir a entrenar), aproveché las salidas con otras personas para pedirles que me acompañen en mis planes de entreno, le pedí a mi marido que se encargara de algunas cosas para poder salir a correr en ese tiempo…. Me puse en movimiento para tener varias conversaciones retadoras, para mi, conmigo misma y con otros al servicio de mi reto.

Sin embargo, me doy cuenta de que me faltó un movimiento importante, una conversación con la persona que corrí la carrera, porque, aunque yo tenía mi objetivo, posiblemente no teníamos las dos el mismo objetivo y tampoco el mismo nivel de compromiso con el reto.

Y es por ello por lo que durante la carrera me sentía en conflicto, porque quería hacerla en equipo con ella y a la vez bajar el tiempo. Finalmente elegí hacerla en equipo, a mi me gusta correr (vivir, trabajar, …) con otros, hasta que sentí que estaba renunciando a mi objetivo y que realmente no sabía si mi compañera quería esforzarse más o había decidido quedarse atrás. Frente a este conflicto interno decidí tirar porque el cuerpo me estaba penalizando y la cabeza empezaba a decirme que abandonara. Y ahí me repuse y le di más fuerza para disfrutar de los últimos kilómetros.

Tenía la sensación de dos fuerzas que me tiraban y me estaban bloqueando el fluir del movimiento hacia mi objetivo. Resolver esto antes de afrontar el último paso al reto es fundamental, crear el espacio para dejar claro el “cómo” con las personas que vas a llevar a cabo tu objetivo es un movimiento primordial para sentirte en paz durante el camino.

En cualquier reto se abre la posibilidad de conversar. ¿Qué movimiento conversacional se abre frente a ti cuando te pones un reto? ¿Qué pequeños movimientos previos requieren esas conversaciones? ¿Qué se moviliza en ti cuando quieres ir hacia tu objetivo? ¿Qué te bloquea en el camino a ese objetivo? ¿Con qué conversación sería posible desbloquearte para conseguir paz durante el camino?

Me doy cuenta de que a mi me faltó hacer una pregunta clave para alinearnos ¿Cuál es el objetivo para ti de hacer esta carrera? Y expresar mi objetivo, legitimarlo y conversar de cómo lograrlo juntas.
Georgina

GEORGINA MENA

Coach – Facilitadora de Movimiento Esencial
Psicóloga y coach
People Strategy

3 Comentarios

  1. maria andreactorsa

    Tus palabras resuenan con sinceridad, libertad, valentía y amor! Tu experiencia y como nos la cuentas, nos invita a recorrer con reflexiones profundas, para nuestra próxima «maratón» . Gracias Georgina.

    Responder
    • Aida

      Hola Georgina. Muy interesante tu planteamiento. En ocasiones creemos tenerlo todo controlado y llegan situaciones no previstas ante las que hay que actuar. Retomar los objetivos iniciales es importante para la decisión, pero si previamente has acordado con todas tus conversaciones la estrategia a seguir, la respuesta será mejor para las partes implicadas.

      Responder
  2. Ines Mazarrasa

    Gracias Georgina, inspiradora de confianza, retadora donde las haya. Me gustó el viaje que hice con mi reto leyéndote. El reto que nunca imaginé que es volver a hacer el mismo viaje desde otro lugar en el que me encuentro ahora. Esas conversaciones poderosas conmigo misma, esa tristeza que me avisa que me importa mi reto más allá del reto consensual. Esa alegría y erotismo que me abrió la posibilidad de contestar a tu pregunta. Y lo más grande es desplazarme con tus palabras a mi sentir de posibilidad de estar al servicio de la vida desde el lugar donde quiero estar, qué gran reto, sin volver a perderme «aunque haya que perderse para volver a encontrarse»

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.